NOVELDA
Dos curas y un monaguillo en una procesión única por una bula papal del XIX
La 'Procesión de las 40 horas' hace referencia a las 40 horas que permaneció Jesús en el Sepulcro y se celebra en Novelda cada víspera de Miércoles de Ceniza desde 1897
EFE - 17/02/2021
<textarea name=Pie de foto" title="" width="100%">
Dos curas y un monaguillo de un pequeño pueblo de Alicante, Novelda, han protagonizado este martes de Carnaval la que posiblemente es la única procesión religiosa de 2021 de una España en pandemia sanitaria, con el objetivo de salvar una bula papal concedida a finales del siglo XIX por León XIII.

La 'Procesión de las 40 horas' hace referencia a las 40 horas que permaneció Jesús en el Sepulcro y se celebra en Novelda cada víspera de Miércoles de Ceniza desde 1897, año en que una virulenta plaga de langostas empujó al pueblo a hacer el voto al Santísimo de salir en procesión de acción de gracias si el insecto no afectaba a los cultivos, como así ocurrió.

En un viaje a Roma, el entonces párroco Cayetano Navarro y el padre Manjón solicitaron al Vaticano la prerrogativa de sacar al Santísimo Sacramento en el carro triunfante a las calles el último día de Carnaval en señal de agradecimiento y como desagravio también por los excesos de estos días de fiesta pagana.

El Papa León XIII, sumo pontífice de 1878 a 1903, concedió el privilegio extraordinario y dispuso de algunas cláusulas, entre ellas que no se dejara de sacar al Santísimo ningún año bajo amenaza de anulación automática de la bula.

Esta situación hizo que el sacerdote de la parroquia de San Pedro, José Rayos Gutiérrez, y el alcalde, Francisco Martínez Alted, pidieran a las autoridades civiles sortear la prohibición de procesiones para sacar la custodia del templo.

A las 20.30 horas, el párroco Rayos Gutiérrez ha portado el Santísimo precedido del vicario Pedro Ildefonso López (ambos conviven en la casa sacerdotal), quien ha llevado una vela, en una comitiva iniciada por el monaguillo Raúl Galvañ a cargo del incensario.

En menos de cinco minutos han salido por la puerta principal de la parroquia de San Pedro, han dado la vuelta a la plaza del ayuntamiento y han vuelto a entrar por una puerta lateral con el continuo repique de campanas.

Se ha cumplido, de esta forma, con el requisito de salir a la calle y la singular bula de León XIII continúa vigente un año más desde que aquel primer 28 de febrero de 1987 se iniciara una tradición que ha superado muchísimas inclemencias meteorológicas, "de llueva o truene", e incluso la Guerra Civil Española.

Antes de sacar la custodia a la calle se ha celebrado dentro de la parroquia un trisagio dedicado a la Santísima Trinidad y una Santa Misa delante de alrededor de un centenar de fieles que han cumplido las medidas sanitarias de limitación de aforo, la distancia social y el uso del inevitable gel hidroalcohólico, y que han escuchado del cura que después había que "quedarse rezando y sin salir".

En los minutos de la procesión, los presentes han cumplido con el deseo del párroco y han esperado la vuelta de la comitiva con cantos de alabanzas al Hijo del Señor.

En los años anteriores, esta procesión tan singular por coincidir con el Carnaval se ha celebrado con la participación de "muchísimas personas" y con un recorrido mayor de alrededor de una hora, con el Santísimo siempre bajo palio.

Con poco más de 25.000 habitantes y conocida por haber visto nacer al humanista y científico del XVIII Jorge Juan, la 'Procesión de las 40 horas' de Novelda ha puesto punto y final a tres días de vigilia y adoración en la parroquia para recordar el tiempo del Hijo de Dios en el Santo Sepulcro y "con Jesús escondido en la Eucaristía".