MANCOMUNIDAD ALTO TURIA
Arranca el proyecto de marca Reserva de la Biosfera del Alto Turia
Se pretende distinguir los servicios que cumplen con la conservación de la reserva
REDACCIÓN - 02/02/2021
Pantano de Benagéber. / EPDA
Pantano de Benagéber. / EPDA
Chorros de Barchel. / EPDA
Chorros de Barchel. / EPDA
Aras de los Olmos, Benagéber, Chelva, Titaguas y Tuéjar son los cinco pueblos que pertenecen a la Mancomunidad del Alto Turia, un territorio del interior de Valencia que destaca por sus enclaves de gran valor natural, que ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Dicho reconocimiento persigue el objetivo de conciliar la conservación del patrimonio natural y cultural y lograr el desarrollo socioeconómico sostenible de la población.


Las Reservas de la Biosfera son territorios cuyo objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza. Las Reservas se establecen sobre zonas ecológicamente representativas o de valor único, en ambientes terrestres, costeros y marinos, en las cuales la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son esenciales. 


La reserva está compuesta por los pueblos del Alto Turia (Aras de los Olmos, Benagéber, Chelva, Titaguas y Tuéjar), Casas Altas y Casas Bajas en el Rincón de Ademuz y Santa Cruz de Moya en Cuenca. En este momento la Reserva de la Biosfera del Alto Turia está trabajando, además de en la creación y puesta en marcha de sus órganos de funcionamiento, en diferentes proyectos como son el desarrollo del reglamento de la marca Reserva de la Biosfera del Alto Turia, con dicha marca se pretende distinguir aquellos productos y servicios del territorio que contribuyen a cumplir con las funciones básicas de conservación y desarrollo en la Reserva, además se está trabajando, entre otros, en varios proyectos de promoción del territorio.


Esta calidad ambiental le ha permitido obtener también reconocimientos como el de Destino Turístico Starlight por la escasa contaminación de sus cielos, idóneos para la observación astronómica.
Este sello de calidad, otorgado por la Fundación Starlight, distingue al cielo del Alto Turia como uno de los mejores de Europa para la práctica de esta actividad.